Saltar al contenido

Visa Schengen

Los colombianos por años hemos tenido que pedir visas para ingresar a diferentes países en todo el mundo, lo cual se ha convertido en un proceso bastante incómodo por la cantidad de requerimientos que se piden para adquirir un visado. El listado de condiciones es casi interminable y muchas veces costoso para cualquier bolsillo, no importa el estrato ni la condición económica. Sin embargo Colombia, a través de sus relaciones internacionales, ha logrado la extinción del requerimiento de visados para viajar a algunos países, como por ejemplo Turquía y Rusia. Las relaciones diplomáticas están teniendo tal efecto, poco a poco los colombianos estamos siendo aceptados sin tanto requerimiento alrededor del mundo y se está recuperado una confianza perdida.

Colombia, a lo largo de la historia, ha sufrido flagelos que han minado la confianza y la reputación de los colombianos. El más visible de ellos, el narcotráfico, marcó y sigue marcando nuestra mala reputación alrededor del mundo; el segundo, el problema de violencia con los grupos ilegales de diferentes bandos. Esto ha hecho que los colombianos tengamos una reputación mal vista internacionalmente, al punto que la implementación de visados para los nacionales (colombianos) no se hizo esperar. Las noticias que se vieron día a día acerca de Colombia en materia internacional no fueron las mejores, y la confianza se fue perdiendo paulatinamente, al punto de que poder salir del país era casi cuestión de suerte. Sin embargo, afortunadamente esto ha venido cambiando a medida que pasan los años.

Uno de los destinos favoritos de los colombianos es Estados Unidos, ya que ofrece todas las condiciones turísticas, culturales y climáticas preferidas por un colombiano; pero para obtener la visa americana se necesita de un proceso largo y paciente debido a la gran cantidad de requerimientos; es una visa complicada de obtener por la cantidad de papeles que se piden, más los altos costos de su trámite. Sin embargo ahora, por medio de los nuevos tratados con el país del norte, este proceso se convirtió en algo un poco menos tedioso, ya que los colombianos tienen la oportunidad de obtener visas hasta de 10 años (visitantes).

Los siguientes destinos favoritos de los colombianos son Argentina, México y España, de los cuales los dos primeros no nos piden visa, aunque el tercero sí. En el caso del Reino Unido, se ha complicado la entrada de inmigrantes de todas partes del mundo, no sólo colombianos, debido a sus nuevas políticas migratorias. La crisis económica en Europa ha causado el desplazamiento de un gran número de inmigrantes a este país y ha generado que la regulación migratoria en el Reino Unido cambie radicalmente. Se  han implementado ciertas condiciones para tener acceso en este país, a tal punto de convertirse en un proceso de visado todavía más costoso y con más requerimientos para los que no son europeos.

Para viajar a Europa, con la notable excepción del Reino Unido, se necesita cumplir una de dos condiciones: Uno, tener ascendencia europea (en otras palabras ser europeo); o dos,  pedir la maravillosa visa Schengen, que ofrece la entrada, no solo a un país, sino a 26 países miembros de la Unión Europea.

El Gobierno Colombiano, meses atrás, logro algo que ningún colombiano esperaba. Llegó a un acuerdo de terminación de la exigencia de visado a los colombianos para ingresar a Europa por un periodo máximo de tres meses. Posteriormente, con la ayuda del Presidente de España, Mariano Rajoy, se dio luz verde a la aprobación parcial que favoreció a Colombia en el Parlamento Europeo para la terminación definitiva de este visado. Sin embargo, para culminar este proceso, se necesitan varios trámites formales de evaluación por parte de la Unión Europea, que lastimosamente Colombia aún no cumple.

Esta evaluación formal primordialmente está enfocada en cómo Colombia ha evolucionado en materia económica, social y de seguridad. En materia económica Colombia no anda muy bien, muestra de ello es el alto índice de desempleo. El sistema de salud es una catástrofe total, y en materia de infraestructura apenas estamos empezando a construir nuevas posibilidades para una mejor ejecución y capacidad técnica en toda la nación. Seguimos estando en la lista de los cuatro países más violentos de Latinoamérica, ocupando el cuarto lugar; tenemos un sistema educativo que ocupa uno de los últimos lugares del mundo según las pruebas PISA; y algo todavía más grave es que en derechos humanos nos rajamos según la ONU. Además hay que sumarle que no respetamos los acuerdos internacionales, como ocurrió con respecto a la decisión del CIDH en el caso del Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, al cual se le concedió un fallo a favor por haber sido ilegítimamente destituido por la procuraduría, fallo que finalmente el Presidente Juan Manuel Santos decidió no acatar.

La Unión Europea ha sido muy rigurosa, crítica y objetiva en las decisiones y acuerdos con otros países. Uno de los casos concretos es Turquía, que no ha logrado ser miembro desde que pidió su acceso a este club en 1987, porque no cumple un requisito de los diez que tiene para ser miembro de la UE. Lógicamente no podemos comparar Colombia con Turquía, ya que Turquía esta pidiendo una integración económica y política con diferentes requerimientos y diferentes procesos en la Unión Europea; pero es un claro ejemplo de como la Unión Europea exige que se cumplan todos los aspectos formales que incluyen temas económicos y sociales, y temas relacionados con los derechos humanos.

Viéndolo de esta manera, los chances que tiene Colombia para que se le dé un libre acceso a sus nacionales dentro de la Unión Europea es casi nulo. Mientras tanto, la UE esta evaluando los requisitos formales, que de salir a favor  de Colombia, nos dará la oportunidad de viajar libremente por Europa sin pasar por este proceso tedioso y costoso para obtener la visa Schengen y además nos devolverá la confianza perdida que tanto hemos estado buscando a lo largo de los años. Por fin podremos demostrar que somos más los buenos que los malos, en contra lo que muestran los clichés.